No a la privatización del petróleo en México.

14 de diciembre de 2013

John D. Rockefeller, uno de los hombres más ricos del mundo y dueño de la Standard Oil, decía que el mejor negocio era tener una empresa que se dedicara a extraer y vender petróleo bien administrada. Más aún, afirmaba que el segundo mejor negocio del mundo era tener una empresa que se dedicara a extraer y vender petróleo mal administrada...

Y ahora una banda de traidores a la patria han decidido despojar al pueblo de México de su riqueza petrolera, frotándose las manos de los fabulosos negocios que ahora podrán hacer, frotándose las manos por la cantidad de dinero que terminará en sus cuentas bancarias y sus bolsillos.

Extraer y vender petróleo es un gran negocio. En el caso de México producir un barril de petróleo cuesta 2 dólares... En México hay aún zonas donde el petróleo brota como un manantial de agua y sólo basta envasarlo, transportarlo y venderlo... El 13 de diciembre de 2013 el petróleo mexicano se vendía a 90.63 dólares por barril en los mercados internacionales. ¡Una ganancia fabulosa! ¡Una ganancia de 4,531%! Ningún negocio en el mundo ofrece tales ganancias, ni siquiera la venta de armas o drogas.

De ahí surge el interés por privatizar el petróleo en México.

Más aún el petróleo se utiliza de muchas maneras, es un producto con muchas aplicaciones y nadie se escapa de usar petróleo: el petróleo se usa para producir gasolina, diesel, hidrosina (gasolina para aviones), fertilizantes para el campo, plásticos, electricidad, telas sintéticas, etc.

El teclado que ahora uso para escribir estas notas es de plástico... un producto derivado del petróleo. La electricidad que consume la computadora que estoy utilizando para escribir estas notas se generó a partir de quemar petróleo... La silla donde estoy sentado tiene componentes de plástico, derivados del petróleo... La camisa que visto es de poliester... otro derivado del petróleo.

El petróleo también alimenta la maquinaria de guerra de los Estados Unidos: tanques, aviones, barcos, misiles y porta aviones necesitan del petróleo para trabajar. Desde principios de siglo XX a Winston Churchill le quedó claro que el control del petróleo era fundamental para conservar la hegemonía del Imperio Británico.

La conclusión de Winston Churchill fue compartida por los líderes de las grandes potencias y desde entonces se esforzaron para controlar los yacimientos de petróleo, su producción, transporte y refinación. Era claro que el control del petroleo era un pilar fundamental para fincar el poderío de las grandes potencias.

Fue así como el Medio Oriente, una zona con los yacimientos de petróleo más grandes del mundo, cayó bajo el dominio del Imperio Británico y luego de los Estados Unidos. Basta recordar lo que ocurrió en Irak hace unos años: una guerra donde han muerto más de 600,000 personas y todo por el control del petróleo. Me viene también a la mente lo que está pasando en Afganistán: otra guerra por el control del petróleo.

México tiene la bendición de tener petróleo. En México desde 1901 se ha extraído petróleo. 112 años después se sigue extrayendo petróleo.

Antes de la Revolución Mexicana del año 1910 el petróleo era propiedad de empresa extranjeras que lo extraían, envasaban, transportaban y vendían. Esas empresas pagaban un impuesto por el petróleo extraído... pero, las cosas nunca cambian, se las ingeniaban para pagar menos de lo que debían. El beneficio de extraer y vender petróleo quedaba en manos de empresas extranjeras. Y esas empresas extranjeras ni siquiera generaban empleos para los mexicanos, pues traían técnicos de otros países.

Las cosas en México cambiaron gracias a la Revolución Mexicana. En 1910 el pueblo de México se organizó, tomó las armas y se rebeló. En 1917 los revolucionarios decidieron crear una nueva Constitución que reflejara sus ideales y aspiraciones. La Constitución fue muy avanzada para su tiempo. Por ejemplo garantizaba la educación pública, los derechos de los trabajadores, de los campesinos, de los ciudadanos, etc.

El artículo 27 de la Constitución de 1917 afirmaba que:

"La propiedad de las tierras y aguas comprendidas dentro de los límites del territorio nacional corresponde originariamente a la Nación, la cual ha tenido y tiene el derecho de transmitir el dominio de ellas a los particulares constituyendo la propiedad privada."

"Corresponde a la Nación el dominio directo de todos los recursos naturales de la plataforma continental y los zócalos submarinos de las islas; de todos los minerales o sustancias que en vetas, mantos, masas o yacimientos constituyan depósitos cuya naturaleza sea distinta de los componentes de los terrenos, tales como los minerales de los que se extraigan metales y metaloides utilizados en la industria; los yacimientos de piedras preciosas, de sal de gema y las salinas formadas directamente por las aguas marinas; los productos derivados de la descomposición de las rocas, cuando su explotación necesite trabajos subterráneos; los yacimientos minerales u orgánicos de materias susceptibles de ser utilizadas como fertilizantes; los combustibles minerales sólidos; el petróleo y todos los carburos de hidrógeno sólidos, líquidos o gaseosos, y el espacio situado sobre el territorio nacional, en la extensión y términos que fije el derecho internacional."

Con ese artículo quedaba claro que el petróleo era propiedad de la Nación, de los mexicanos.

Las empresa petroleras se indignaron con el Artículo 27 de la Constitución, pues afectaba sus intereses, afectaba su negocio. Y comenzaron a operar para que el mandato otorgado por la Constitución no se convirtiera en realidad. Y lo lograron. Durante más de 20 años el artículo 27 fue letra muerta. Las cosas siguieron como antes de la Revolución Mexicana.

Fue hasta el año 1938 que el General Lázaro Cárdenas decidió hacer cumplir la ley y expropió el petróleo para beneficio del pueblo de México. El General Lázaro Cárdenas les quitó a las empresas extranjeras el control sobre el petróleo para que los mexicanos a partir de ese momento lo administraran.

El General Lázaro Cárdenas expropió el petróleo en un momento muy oportuno. En el año 1938 Estados Unidos y el Imperio Británico tenías otras preocupaciones: la amenaza en Europa de la Alemana Nazi y en Asia del Imperio Japonés. Para el año 1939 la guerra inició en Europa y Estados Unidos y el Imperio Británico tuvieron que darle prioridad a otros asuntos, descuidando lo que pasaba en México.

A lo largo de la historia en otros países otros dirigentes han tomado decisiones similares a las que tomó el General Lázaro Cárdenas. Por ejemplo en Chile Salvador Allende expropió la industria del cobre en beneficio del pueblo chileno y en Guatemala Jacobo Arbenz expropió grandes extensiones de tierra en beneficio del pueblo guatemalteco. Pero a diferencia del General Lázaro Cárdenas, Salvador Allende y Jacobo Arbenz tuvieron mala suerte: fueron derrocados y asesinados por las empresas extranjeras perjudicadas con respaldo del gobierno de Estados Unidos.

El General Lázaro Cárdenas logró salirse con la suya. Logró que el petróleo fuera de los mexicanos. Las empresas y los gobiernos afectados no tuvieron más que resignarse... temporalmente. Y es que terminada la Segunda Guerra Mundial comenzaron a operar para revertir los logros del General Lázaro Cárdenas.

Y sí, desafortunadamente poco a poco lo fueron logrando. Poco a poco fueron recuperando el terreno perdido en la industria petrolera mexicana.

En el año 1991 el priísta Carlos Salinas de Gortari decidió privatizar la industria petroquímica de México. Antes del año 1991 México producía fertilizantes, gasolinas, hidrosina, diesel, plásticos etc. Más aún México exportaba esos productos al extranjero, pues fabricaba más de los que necesitaba. Antes del año 1991 la industria petroquímica generaba empleos y prosperidad en beneficio de los mexicanos.

En el año 1991 el priísta Carlos Salinas de Gortari prometió que privatizando la petroquímica secundaria se crearían empleos y prosperidad... En el año 2013 están abandonadas las refinerías que producían fertilizantes, gasolinas, hidrosina, diesel, plásticos etc. En el año 2013 México no exporta fertilizantes, gasolinas, hidrosina, diesel, plásticos, etc. En el año 2013 México por el contrario compra en el extranjero fertilizantes, gasolinas, hidrosina, diesel, plásticos, etc. Esos son los empleos y la prosperidad prometidos por el priísta Carlos Salinas de Gortari.

Y ahora en 2013 el priísta Enrique Peña Nieto, discípulo de Carlos Salinas de Gortari, promete que con la privatización del petróleo habrá empleos y prosperidad. ¡Son sólo patrañas!

El 10 de diciembre de 2013 la Cámara de Senadores modificó la Constitución para permitir que empresas extranjeras controlen la extracción, transporte y venta de petróleo. Un día después la Cámara de Diputados modificó la Constitución para permitir que empresas extranjeras controlen la extracción, transporte y venta de petróleo. Ahora sólo falta que 16 Congresos locales aprueben los cambios a la Constitución.

Mientras tanto las izquierdas no logran dirimir sus diferencias y ni siquiera son capaces de protestar juntas y de manera coordinada.

La reforma energética es un retroceso. Crea las mismas condiciones que existían para las empresas extranjeras en el año 1901, en tiempos de Porfirio Díaz.... Quizás se les olvida que las condiciones existentes en 1901 propiciaron la Revolución Mexicana de 1910.


p.d.

Los que privatizan el petróleo dicen que no lo están privatizando. No les vendría mal que leyeran un diccionario.

El Diccionario de la Real Academia Española define privatizar como:

"Transferir una empresa o actividad pública al sector privado."

El priísta Enrique Peña Nieto y la pandilla de traidores a la patria enquistados en la Cámara de Diputados y Senadores están privatizando el petróleo que es propiedad de todos los mexicanos.

Sitios de interés

John Saxe-Fernández: Petróleo y Estrategia

Luis Turner, Las compañias petroleras en el sistema internacional

Los anuncios a favor de la privatizacion de PEMEX

No a la privatización del petróleo en México.

Enrique Peña Nieto privatiza y mal barata el petróleo de México

¡Sorpresa! Encontraron 2,200,000,000 de barriles de petróleo en el Golfo de México


Comenta y opina este texto     Lee mi libro de visitas
© 1997-2017 Alain García Gómez
albegago@hotmail.com
Twitter: @feesgo
El vínculo a este documento es:

Puedes apoyar a este sitio invitándome a comer...

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para mejorar sus servicios. Si continua navegando, entendemos que acepta su uso. Política de Privacidad